Las runas y yo

Vosotros todos pensáis que soy un escéptico, un amargao, alguien de espíritu muerto incapaz de creer en el Destino, las Pirámides de Poder y la Aromaterapia, ¿verdad? Me veis así, resentido, aguardando entre las sombras de la tetería Náyade y las delegaciones provinciales de la asociación cultural Nueva Acrópolis para saltar encima de cualquiera que diga “poder interior”, “tercer ojo” o “iluminación”, ¿a que sí? Ya lo sabía yo, me juzgáis sin conocerme, leéis aquí cuatro paridas y ya me ponéis al nivel de un freaky científicista cualquiera. Putos cabezas cuadradas ortodoxos que necesitáis meterlo todo dentro de una cajita con una etiqueta adhesiva de esas troqueladas para poder asimilarlo, y así poder pensar que vuestro mundo está en orden. Que nada se salga de vuestros limitados horizontes. Sois todas unas putas.

Pues no, enteraíllos. Para empezar, me he leído El Alquimista. Para seguir, me gustó El Principito, aunque esto, más que en un New Age me convierte en un Chico Panda. Pero lo verdaderamente importante es que yo He Entrado En Contacto Con Las Fuerzas Telúricas Del Universo. Y les he sacado pasta.

Gente comprometida

Año 2000, cuando si no. Mi Mentor me graba cuatro cintas denominadas NGC, Nazi Gothic Compilation. Recopilaciones de grupos nazis dark folk que cantan a la muerte de occidente, a la pérdida de valores y al olvido de los dioses. Nórdicos mayormente. Como me chanan mazo con sus guitarras acústicas, su percusiones militares y sus samples de discursos de Hitler, me pongo a investigar. Descubro que todos ellos, en sus páginas personales, ponen como principales intereses la imaginería Nacionalsocialista, los gatos, pasear por la playa en invierno y la magia rúnica.

¿Mi madre qué?Seis meses más tarde encuentro en una librería de ocasión el Manual de Magia Rúnica, de Edred Thorsson, portada en negro, rojo y dorado, edición en rústica. El libro está molón. La primera parte te habla de los conceptos básicos de la mitología nórdica, de la herencia cultural de los escandinavos, y de que las esvásticas molan pero los nazis la jodieron. Y que no tenían ni zorra. Para paliar eso, jóvenes practicantes en todo el mundo y simpatizantes se reúnen en hermosas iniciativas como la Asociación Americana de Vitkis y el Club de Amigos de la Esvástica.

La segunda parte es la guapa. Te enseñan a invocar a las runas. Las runas son representaciones de las fuerzas básicas del universo. Pero no vale decir “te invoco Fehu, dame un póker de ases”. Las runas hay que trabajarlas, de una manera muy parecida al zen (conexión aria por ahí). Hay que concentrarse en ellas, visualizarlas, asimilarlas, comprenderlas. Y entonces comprarte unos pantalones rojo brillantes, hacerte un cuchillo grabado y empezar a fliparlo.

La primera letra del alfabeto rúnico, el Futhark, es la F, Fehu. Fehu es principalmente la runa de la riqueza material. Así, con sus dos patitas parriba, es como una vaquita o un buey, la forma de riqueza más representativa hace mil y pico años, época del pelotazo rúnico. Fue la runa en la que más trabajé. En parte por la pasta, en parte porque es la primera y no seguí investigando más. Tenía que tallar madera, saber dónde estaba el norte y esas cosas. Me lo dejé en la recámara para cuando conociese al amor de mi vida, nos fuésemos a vivir sólos al medio del bosque y me sobrase tiempo para esas cosas. Ay, sueños de universitario?

Y ahí estaba, siguiendo con mi vida de joven español medio, estudios parriba, pajas pabajo, cuando me invitaron a una partida de poker. El poker, para los que no hayan jugado, es un rollo si no tienes 50 años y te llamas Arnie. Así que lo juntamos con el Amigo que Nunca Falla, el Don Pelayo con Fanta Limón, y la cosa iba bien. Apuestitas de veinte duros, tríos, algún ful, las recatadas emociones del juego, hasta que en una de esas me dieron un as de corazones como primera carta.

“Ostia puta”, pensé, “cómo molaría que ahora me diesen el as de rombos”. Y claro, basta pensar esas cosas para que la siguiente carta fuese el as de rombos. Ya con la vena de la frente hinchada, me dije ahora o nunca. Fé. Runas. Fehu. Estaba en un punto de borrachismo perfecto, lo suficiente para creer que puedes pedirle al universo un poker de ases y te lo va a dar, y todavía a tiempo como para poder cerrar los ojos y ver a Fehu ardiendo en rojo dentro de tu cabeza y que no te dé una arcada. Poder primigenio del universo amplificado por los vapores etílicos de un vino de tercera mano. Mano de santo. Apreté las mandíbulas. Me pellizqué el glande.
Show me the money!!
FEHU

Lo demás es historia. Me salió el poker, claro, me puse verde de la emoción, aposté todo lo que el otro se dejó y gané dos mil pesetillas que supongo me gastaría esa misma noche invitando a alguna jipi a Baileys. No importa. Lo importante es que tras eso quedé convencido de que:

1. Los campeones sí toman drogas.
2. Hay poderes en el universo que se pueden invocar a fuerza de cojones.

Espero que tras esta declaración, vuestra idea sobre mí haya ganado en matices y estéis todavía más desconcertados acerca de la naturaleza de éste desconcertante hijo de puta del siglo XXI. Y que si sois de alguna secta religiosa, o de poder interior, o de antifascistas, no me dejéis comentarios. No me interesan, de verdad. Y no metáis a Cristo en esto. Dejad que el pobre descanse ya en paz. Que lleváis ya dos mil años mareando su cadáver.

El toque inimitable de Hymcito

6 comentarios en “Las runas y yo

  1. Hola imbecil, ni de conya me he leido tu post. Te recomiendo que recortes la longitud de tus escritos si quieres que te lea alguien no coaccionado. TAmbien te recomiendo que acabes con tu vida lo antes posible, pero estoy harta de repetirtelo y no me haces caso…

  2. Nop, este tampoco… le falta salero, probocación… sin Stallone no es lo mismo, y sin tu cabellera de Dionisio, ya no digamos.
    Entérate de una vez: La elegancia no te va menos que aun cristo dos pistolas.
    Besitos.

  3. Saludos
    Veo como eres, no hace falta que te alabe.
    Tú escrito es brillante y comparto muchas de tus opiniones.
    Europa nuestra raza europea y todos los seres mediocres compañeros de estirpe que se autoflajelan tras la II guerra mundial solo merecen mi desprecio.
    Es congratulador encontrar alguien como tú, fire, que aun siente orgullo de ser y de existir, a parte que tu prosa me parece brillante.
    Yo aun no he entrado en contacto con lo supranatural, pero tengo voluntad de hacerlo y así se hará.
    Encantado.
    Sol

  4. Wotan mit uns!

    Relato con madre men, tienes callo para escribir lo que te pasa con humor (o así lo entendí yo).

    Rolate el libro compa!

    Luego paso a ver k hay de nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s