El eterno retorno de la mierda

Friedrich decía que, dado que el número de átomos del universo es limitado, y el tiempo infinito, a la larga las combinaciones diferentes y originales de dichos átomos se acabarían, y al final la secuencia de las mismas se acabaría repitiendo, con lo que en algún tiempo futuro otro Fire acatarrao escribirá estas palabras presa del desánimo post-siesta interruptus, del aburrimiento oficinil y de algo blandito y oscuro que se acumula en el fondo de sus aurículas y en días como estos le hacen estar tontito sin motivo.

Moviéndonos en escalas temporales menores, es triste pero normal ver cómo esa misma masa viscosa y cardiaca mía, esos catarros mal curados o esos escozores de prepucio se repiten cada pocos meses en mi sobrevalorado cuerpo. Pero lo que hoy me ha preocupado por inesperado es saber que I., mi putita gitana, ha vuelto a los 19 años, así, de golpe. Y vuelve a escuchar a los Cure. Y a pensar “cosas muy malas”. No puede ser. No puedes hacer eso, I.

Recuerda esos tiempos en que no follabas. Esas pajas que te hacían con los walkman puestos. No puedes volver a eso. Yo sí, pero tú no, zorra. Te necesito borracho, gordo y ligeramente fascista para que me indiques el camino a no seguir. Si te me empiezas como en el Bartolo, si vuelves a llamar a Cañamón que no somos como él, si sacas de nuevo la camiseta de No Love, ¿cómo voy a diferenciar el Bien del Mal, el Tú del Yo? Recuerda que se me avecina una época muy divertida cuando pise tu puta huerta murciana, y te necesito íntegro. No puedes dar vidilla a Farmatín. Hay que pisotear su tumba y escupirle sobre sus muertos pisoteaos para que no levante cabeza.

Hazlo por Mullberry. Farmatín la hizo sufrir.

Anuncios

4 comentarios en “El eterno retorno de la mierda

  1. Tío, no estás dejando que te afecte demasiado? Cuánto tiempo ha pasado ya de estas historias que nos cuentas? Te das una idea de todo lo que habrá pasado en la vida de I. desde entonces? Otra era ella, y otro eres tú. Afloja, que tanto rascarte las heridas va a terminar haciéndote daño.

  2. Hola Tenet. I. es mi mejor amigo, al que cariñosamente llamo putita. Has debido confundirlo con Ella, de la que nunca he dado la inicial. De todas maneras, me alegra que te preocupes por mis costras, pero no pasa nada, es solo aburrimiento.

    Ánimo!

  3. Haberlo sabido antes, Fire, y no hubiera abierto mi desmesurada bocota! Por supuesto, si tú acostumbras llamar putita a tus amigos yo no tengo absolutamente nada que decir al respecto.
    Aunque… qué seductor que es el canto de las sireanas de la eterna adolescencia, verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s