Soles

Existen personas que son como el Sol. Presentes pero lejanas. Radiantes, hermosas, cegadoras. Obligando a astros más pequeños a girar a su alrededor, pero sin proponérselo, sin malicia. Cuya presencia calienta, reconforta, alegra, pero a cuya vera no se puede permanecer demasiado tiempo, al menos los que son como yo, con partes al rojo vivo conviviendo con trozos de hielo en su interior. Misteriosos interiores. Ellas no. En ellas todo es luz.

Ahora tengo dos, en Granada (sobre todo L.; E. es más de la tierra, más barro y sangre). Lo gracioso es que, al tiempo de contemplarlas de cerca, descubres miedos, inseguridades, tristezas, heridas quizás más profundas de las que otros podamos tener. Pero eso no les rebaja el rango de soles. No digo que no tengan sentimientos, no son divinidades. Pero casi. A mi lo que me fascina es cómo hacen sentir a los demás, cómo pueden brillar con esa fuerza en un mundo con cada vez más sombras. Sombras de nosotros mismos. Los constituidos de piedra al rojo y (cada vez más) hielo.

Ellas me tientan a calentar mi interior, a intentar brillar lo que pueda, a tratar de seguir su estela. ¿Y cómo resistirse a la sonrisa del Sol? Yo me pongo, lo intento de veras, trato de dejar atrás la desconfianza para con la vida. Pero al poco de ponerme surge mi yo (siempre atento y consciente) para recordarme que no, que no es eso lo que hago. Que yo soy otra cosa. Y que, como al Sol, se puede querer a esas personas, como ellas te querrán, pero no se las puede amar, como ellas no te amarán, porque el fondo es otro, porque ellas se juntarán con otros soles u otros que aguanten más tiempo su luz, y tú te quedarás lejos, contemplándolas y pensando que no podía ser, que así es la vida y no podía ser.

14 comentarios en “Soles

  1. Yo vengo a poner el comentario numero 20 (me gustó esa frase).
    A parte de eso quería sugerir a ver si puede ser posible q el link a Cristo sea habilitado y funcione. Más bien pareciera una estrategia para hacer desistir al personal de visitar esa buena página.
    La fotografia es muy bonita.

  2. Pues chico, a mí eso de las profundas heridas de los soles me suena demasiado romántico…
    Mm, nada, no digo nada porque es cierto: estabas hablando de rangos humanos (no desesperes, tú tb puedes sufrir más que nadie, como todos). Y que así, ser sol me parece una cabronada que solo vale como espectáculo, algo para ir a ver los domingos porque siempre abre.
    Por otra parte no son así, sólo uno de mis soles tiene todas esas características (miedos, heridas y demás alardes de profundidad excesiva que les hacen más sol itarios) pero se deben más a su rango de sicólogo que al de sol.
    Aparte de todo, pues que muy lindo el post y que se agradece el cambio, que la ironía acaba siendo un tanto aburri-tocapelotas. Eres un sol.

  3. wow…que reveladores parrafos, muy inspirados, justo cuando me estaba sintiendo como Icaro (mas bien como polilla) acercandome demasiado a unos de esos soles…para tener en cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s