Egoísmo

Yo estuve en un Colegio Mayor. Uno de verdad. Con sus señores colegiales veteranos ejerciendo de ello. Engominados, camisa del caballito, mocasines, partida de mus despues de comer. Tambien, como no, me novatearon. Y aprendí la diferencia entre el Hombre Moderno que las mujeres piden en las revistas y el Hombre de Siempre que las mujeres acaban aceptando (¿y buscando?). Tengo grandes recuerdos de ese Colegio. Otra cosa que tambien tuve fue un Compañero de Cuarto Psicópata.

Yo, con mi personal encanto y tolerancia, no se lo puse facil al chaval. El muchacho se compraba pan, chorizo y margarina para comer en el cuarto, de miedo que le tenía a ir a comer con los veteranos. A mi esas actitudes enfermizas y cobardes no me molan, y menos me mola que me miren raro desde la litera mientras me cambio. El chaval no duró mucho en el cuarto, ni en el colegio, ni en la carrera, pero antes de irse me dejó esta bonita anécdota que a continuación paso a relataros.

Estudiaba Farmacia, igual que mi mejor amigo Iñakito, y había que coger el autobus en la Gran Vía, que en ese año estaba de lavado de fachada. Asi que con las legañas propias de estudiante llegó Iñaki a la parada del bus. Y cuando empezó a asimilar su condición bípeda, su capacidad de raciocinio, su caracter de animal social y el hecho de que tiene un nombre, miró a su derecha para ver quien estaba esperando junto a él. Y se encontró un tio rosa. No rosa de ropa, o rosa de cutis a lo guirigamba. No, un tio entero rosa, un tio al que le había caído encima un cubo de pintura del mismo, mismito color con el que estaban pintando la fachada de la Diputación. Y claro, tenía que ser mi compañero.

– Pe.. pero hombre de dios, ¿qué te ha pasado?
– Nada, que me ha caído encima un cubo de pintura…
– Pero bueno, ¿qué haces aqui? ¡Ve a cambiarte al Colegio!
– Es que hoy tengo clase con tal profesor y ya he faltado varias clases; y no quiero que se quede con mi cara.

Iñakín consiguió convencerle de que aparecer rosa en clase haría que se quedase más con su cara que el hecho de faltar, y yo ahora os pregunto: ¿obró correctamente Iñaki al evitarle la humillación al chaval? ¿O por contra fue egoista y desconsiderado al no querer alegrarle el dia a 325 estudiantes, profesores y personal de Farmacia, aparte de conductores y usuarios de autobús? El eterno tema del bien colectivo a costa del individuo, en la figura de un gordito con gafas y tendencia sodomita pintado al fresco.

Anuncios

6 comentarios en “Egoísmo

  1. Jummm… si almu no entiende es que es grave… con lo de Hombre Moderno me refiero a ese hombre sensible y que conoce las 10 maneras de alcanzar el orgasmo femenino que vienen en el Cosmopolitan y con lo de Hombre de Siempre me refiero al tio que desayuna pan con aceite mientras ojea la Man.

    Es una exageración, siempre.

    No me hagas borrar este post, por dios.

  2. En mi modesta opinión, la conducta de tu amigo Iñakito fué del todo antisocial y manipuladora, si un mozo opina q ir de rosa a la facul es factible, el mundo lo ha de disfrutar. Además hay q respetar las prioridades del prójimo.

    (No será una leyenda urbana??)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s