Salvadora

Lozano: …y la ganadora es…
Roza: …¡¡¡Jainoaaa!!!

La joven vizcaína no puede creerlo y las lágrimas ruedan sobre su rostro descorriendo el rimel. Sus compañeros la abrazan, y hasta el desilusionado ferrallista gaditano se acerca a felicitarla. Enmarcando la escena, el videowall nos muestra a miles de sus paisanos celebrando la tan labrada victoria, las ikurriñas vuelan y los vítores nacionalistas llenan el aire del polideportivo en el que se han reunido. El lobby vasco-navarro, al igual que todos los años en las tres últimas jornadas de liga, ha vencido. Pero el golpe de este año no puede ni compararse a una triste permanencia en Primera. Han destronado a Roza de España. Han colocado a una joven abertzale en el corazón del enemigo. Tras unos minutos de éxtasis y locura, el presentador consigue sentarla e interrogarla.

Lozano: Ay, guapísima, no llores que te lo mereces.
Jainoa: Jai… ay, que emoción.
Lozano: Y, a ver bonita, ¿a quién le quieres dedicar este triunfo?
Jainoa: Pues, ay no sé… yo…

Y entonces, cuando toda esperanza estaba perdida y el golpe definitivo de los malvados vascos parecía fatalmente asestado, desde lo más profundo de la Granada profunda habló ella. Con una inocencia y un candor que ya hace un año hizo temblar los corazones de la nación, y que hoy sin duda ha prestado su más grande servicio a la causa nacional:

Roza: ¡¡Pos a toa España, leñe!!
Jainoa: Eh… eso, ¡¡a toda España, y… y…a todo el mundo!!

Pero de poco servía ya esa matización universalista. El daño estaba hecho.

En un polideportivo vizcaíno las ikurriñas se detuvieron y el silencio llenó los corazones de los 5000 presentes. Lentamente y cabizbajos empezaron a desalojar el pabellón.

En una cárcel de máxima seguridad de Albacete, la cúpula dirigente de una organización terrorista empezó a hablar de montar una panaderia ecológica dentro de 30 años y un dia.

En un piso franco de Hospitalet, una pareja de jóvenes se despojaron de sus pasamontañas y los arrojaron al suelo.

En la residencia Idígoras de Bilbao, un hombre tachó las palabras “tornillos”, “jabón de glicerina” y “olla esprés” de la lista de la compra y las sustituyó por “cuchilla mach 3” y “aftershave barón dandy”.

Y a unos cuantos kilómetros de alli, una joven obesa granadina, subproducto del sistema educativo actual, ignoraba todo aquello y se alegraba de todo corazón por su compañera. Por los demás chicos. Y por ESPAÑA.

Anuncios

6 comentarios en “Salvadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s