Mamá, yo quiero ser epiléptico

Estoy leyendo un libro sobre Za Zen (sí niños, hay zen más allá del interiorismo) y en una bonita introducción para occidentales escépticos, comparan el pelotazo que te da la comprensión verdadera de la propia naturaleza (kensho lo llaman) con la descripción que a lo largo de la historia varios epilépticos ilustres han dado de sus ataques. La que más mola, por supuesto, es de Fiodor:

“A veces él pensaba que había un momento o dos en su estado de epilepsia, justo antes del ataque mismo, en que, de pronto, en medio de la tristeza, la oscuridad espiritual y la depresión, su cerebro parecía incendiarse por breves instantes, a la par que, en un extraordinario impulso, todas sus fuerzas vitales eran súbitamente tensadas al máximo. La sensación de estar vivo y despierto aumentaba diez veces más en aquellos instantes que deslumbraban como cegadoras descargas eléctricas. Su mente y su corazón se hallaban inundados de luz cegadora. Toda su agitación, todas sus dudas y congojas parecían resolverse en un parpadeo, culminando en una gran paz, en una serena y armoniosa esperanza, en goce y pleno conocimiento y comprensión de la causa final. Pero aquellos momentos, aquellos destellos de intuición eran simplemente el anuncio del último segundo (nunca más de un segundo) que precedía al ataque final. Este segundo era, desde luego, inaguantable. (…) ¿Qué importa que ello sea una tensión anormal, si el resultado, si el momento de sensación, recordado y analizado en un estado normal de salud, resulta ser armonía y belleza elevadas a su punto más alto de perfección (…)?”

¿Quién dijo que el budismo y el zen eran aburridos? Nos tenían engañados con esas caras de paz y serenidad. Los muy pillos lo hacen todo para alcanzar este estado de éxtasis. Caminos que yo creía divergentes en mi mente empiezan a confluir: Nietzsche, el mediodía, el samadhi y el kensho…piensa, piensa, piensa…

Y la carta…a rastras con la carta…dudo de mandarla…el novio italiano viene a pasar una temporadita con ella…¿qué importancia tendría una carta del ex en este momento?…me es más fácil pensar en la iluminación que en los sentimientos humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s